Blog

Colaboración con el Museo Tairawhiti de Gisborne, Nueva Zelanda

El Museo Tairawhiti en Gisborne tiene unas colecciones importantes para la historia de la región en Nueva-Zelanda. Las colecciones, testimonios de la presencia británica y europea en la zona desde el final del siglo 18, son compuestas de cerámicas, objetos de historia social y cotidiana, artes y artesanías de tradición Maori, Bellas Artes, documentos de archivo y fotografías, etc. La mayoría proviene de donaciones locales privadas de Poverty Bay.

Es durante la campaña actual de mudanza y re-organización de los almacenes del Museo, por la construcción de un espacio nuevo de almacenamiento, que el personal del Museo tomó consciencia de la necesidad de intervenir en una de sus obras más icónicas, como estaba en un proceso de degradación importante.

La Biblia restaurada o “Pukapuka o te Kawenata Hou”, es decir el Nuevo Testamento, fue publicada e impresa en Londres en el año 1852, escrita en Te Reo Maori.  Esta obra viajó desde el Reino Unido hasta Nueva Zelanda, como la poseía James Ralston Wyllie, quien seguramente la tenía de su padre. Gracias a unas notas manuscritas visibles en las guardas superiores, se puede afirmar que el documento perteneció a la familia Wyllie, por lo menos durante tres generaciones sucesivas, desde Escocia hasta Nueva Zelanda. La familia Wyllie fue una de las primeras en asentarse en Gisborne.

Esta obra es un símbolo del encuentro entre dos culturas y de la propagación de la Cristiandad a través de las Santas Escrituras. Esta Biblia es un objeto escaso y único, de con una importancia cultural evidente en la historia de la familia Wyllie y entonces la historia de Turanganui y Gisborne.
La Biblia es un in-cuarto impreso sobre papel de pulpa mecánica (madera) y con encuadernación de piel.
El documento está en bastante mal estado, la manipulación estando muy delicada. El lomo falta por 80% y la tapa inferior está suelto como dos nervios de costura entant rotos en bisagra. Eso ha creado otros deterioros en el papel, en los tres primeros cuadernos, que entant ahora sueltos del resto del cuerpo del libro. A pesar de estas degradaciones estructurales, el papel está en buen estado, debilitado en los bordes con pliegues y desgarros puntuales.
El tratamiento de restauración se efectuó en el Museo, donde el personal me recibió y lo hizo todo para que las infraestructuras corresponden a los requisitos de un taller de conservación-restauración.
El principal desafío fue volver a atar la tapa inferior por la restauración y estabilización de los dos nervios rotos. El papel de los primeros cuadernos fue reforzado para poder recibir una costura nueva en el fondo de los cuadernos. Cuando la estructura interna del documento está estabilizada, el lomo fue cubierta con una pieza de piel, idéntica al original.

Artículo del Museo sobre el tratamiento de restauración de la obra

Portafolio de la restauración